Nanographic Print: la nanotecnología aplicada a la imprenta

¿Qué pensarías si te dijéramos que hay un sistema de impresión que funciona mediante la ciencia de la manipulación de la materia a nivel atómico o molecular entre 1 y 100 nanómetros, para crear materiales con propiedades únicas? No, no estamos hablando de ciencia ficción y este sistema es real desde el 2012. Se trata de la impresión nanográfica, la llamada Nanographic Print.

Nanographic Print

La tecnología Nanographic Print ha sido desarrollada por Landa Digital Printing, una de las unidades operativas de la Corporación Landa, fundada por Benny Landa en 2002. El objetivo era aumentar la calidad dentro del mundo de la impresión digital y que a su vez fueran rentables los proyectos de corta y media tirada. Durante el proceso de investigación descubrieron que podrían conseguirlo gracias a los nanopigmentos.

Tras diez años inmersos en la nanotecnología lograron crear una tinta de base agua compuesta por partículas de pigmentos del tamaño inferior al grosor de un cabello humano, a la que bautizaron como Landa NanoInk. Estos nanopigmentos tienen cualidades extraordinarias. Debido a su estructura tienen una capacidad asombrosa de absorción de la luz, lo que permite imprimir una amplia gama de colores CMYK muy brillantes en forma de minúsculos y nítidos puntos. En las siguientes imágenes puede verse la diferencia entre las tintas convencionales y la tinta de nanopigmentos, así como la diferencia del punto sobre el papel. El grosor de la imagen impresa con nanopigmentos es la mitad que la misma imagen impresa en offset (500 nanómetros).

diferencia entre puntos Nanoink Nanographic Print

La tinta se deposita en forma de diminutas gotas sobre el soporte que va a ser impreso mediante unos eyectores. Puede imprimir con una resolución de 1200 puntos por pulgada hasta ocho colores, en cualquier soporte desde papeles estucados y no estucados, papel o cartón reciclado, papel de periódico hasta películas plásticas para packaging. En el siguiente vídeo puede verse cómo es el proceso:

Sin duda este sistema de impresión, desarrollado con tecnología punta, es una de la pruebas que confirman que la impresión no está en vías de extinción. Se prevé que para el 2016 la Nanographic Print ya estará disponible en el mercado.

Si quieres saber más: «La imprenta 2.0 será minúscula»

La ‘desimpresora’ capaz de borrar tinta de un documento impreso

Reciclar el papel adquiere una nueva dimensión gracias a la desimpresora. Un nuevo modo de reutilizar el papel y reducir así el impacto medioambiental que supone el proceso habitual de reciclaje del papel. Parece ser que es posible ser todavía más respetuoso con el medio ambiente.

desimpresora, impresora que borra la tinta

Es relativamente nuevo este periférico que es capaz de borrar la tinta de un documento impreso. El primero que se ha comercializado (en 2013 en España) es la máquina conocida como eStudio 306LP de Toshiba, la cual puede borrar una tinta (de color azul y termosensible) especialmente diseñada para ser borrada.

Para poder reutilizar el papel, es necesario que el documento se imprima mediante la impresora STUDIO 360LP, equipada con este tóner especial que reacciona a las altas temperaturas. Una vez el documento pierda su utilidad, el papel pasa por el dispositivo de borrado eStudio 306LP, que a través de la emisión de calor vuelve el pigmento transparente, por lo que da el efecto de haber sido borrado. Se incluye en el proceso el análisis del resultado del borrado y el descarte de los papeles que no sean óptimos para la reutilización. Es posible además hacer una copia digital del documento antes de pasar al borrado total mediante un escáner que incorpora el dispositivo. Se puede reutilizar el mismo papel hasta cinco veces.

Según la compañía nipona, mediante este método de reutilización del papel es posible reducir las emisiones de CO2 hasta un 57%, así como incrementar el porcentaje de ahorro de papel que podría ascender hasta un 80%. Su compromiso con el medio ambiente es tal, que incluso los materiales que se han utilizado para fabricar el equipo multifunción provienen de plásticos biológicos, biodegradables,  con lo que evitan por completo el uso del petróleo y sus derivados.

Actualmente existe otro sistema para el borrado de tinta y la reutilización del papel. Es el que está investigando un grupo de ingenieros de la Universidad de Cambridge e intentan llevar a cabo su prototipo.

Su método, al igual que el de Toshiba, permite borrar la tinta mediante el calor. Pero al contrario que el dispositivo japonés, este sistema borra la tinta mediante la evaporación de la misma en impresoras láser. El ‘láser borrador’ (inyecciones de láser de 4.000 microsegundos) incide sobre la fina capa de tinta hasta evaporarla. El estudio afirma que con este método el papel no se amarillea ni sufre otro tipo de desperfectos. Trabajan con papeles y tintas convencionales y aseguran que no es necesario emplear ninguna tinta especial como la llamada e-blue de Toshiba. El resultado es un papel con sombras tenues donde antes había texto pero perfectamente reutilizable.

detalle del resultado del borrado de tinta

 

 

 

 

 

 

 

 

En definitiva, sea cual sea la técnica empleada, puede ser una tecnología realmente útil sobre todo en oficinas en las que el consumo de papel y de tóner es bastante elevado.

¿Sabías que existe la tinta sólida? No todas las tintas son líquidas

¿Has oído hablar de las tintas sólidas? En principio, parece un concepto extraño ya que unir la palabra ‘sólido’ a la palabra ‘tinta’, que por definición es líquida, parece imposible. Aun así, en 1991 la empresa estadounidense Tektronix consiguió unir a estas dos palabras antagónicas creando la tinta sólida. Te contamos cómo.

Tinta sólida

Tras intentar resolver la principal queja sobre la impresión a color que tenían los clientes de Tektronix (el alto coste por página impresa), la compañía decidió empezar a experimentar con impresoras de inyección térmica, con la tinta y con la tecnología que más tarde sentaría las bases de la inyección de tinta sólida. Los resultados fueron muy satisfactorios ya que consiguieron resolver problemas de deformación del papel y de translucidez. Finalmente, en 1991, lanzaron su primer dispositivo capaz de imprimir con tinta sólida una página por minuto a todo color.

El secreto de la impresión con tinta sólida está en la composición de la tinta y en su tipo de impresión por transferencia termal. La tinta está formulada a partir de un polímero no tóxico a base de resina. Se obtienen barras de tinta sólida en los colores CMYK (cyan, magenta, amarillo y negro). Gracias a su consistencia no es necesario ningún tipo de cartucho y es posible introducir la tinta directamente en las ranuras del dispositivo. Una vez en el interior de la impresora, la tinta se calienta, se derrite y, de este modo, alimenta una cabeza de impresión que distribuye la tinta en un tambor, por el que pasa el papel y se transfiere la imagen.

El proceso de la impresión con tinta sólida

A pesar de que la tinta sólida tiene varias ventajas como que son mucho más ecológicas que las tintas convencionales debido a su composición, que su velocidad de impresión es más rápida, que la impresión sobre soportes no porosos es muy buena  y que puede reducir costes de impresión, existen ciertos inconvenientes que hacen que muchos usuarios prefieran utilizar otro tipo de impresoras. Inconvenientes como que estas impresoras necesita para su funcionamiento un elevado consumo energético, que es necesario dejar que se seque la tinta una vez impresa y que resulta difícil escribir sobre las piezas impresas debido a la capacidad de repulsión que tiene la cera o resina ante la tinta de los bolígrafos convencionales.

Desde el año 2000 Xerox se ha hecho cargo de la distribución de las impresoras de tinta sólida tras comprar la división a Tektronix. Y, aunque esta tecnología se desarrolló pensando en el mundo de las artes gráficas, su uso se ha extendido a las oficinas.