Cómo te gusta tocarme (el papel frente a lo digital)

Sí, es cierto. Nos gusta tocar. Nos gusta que las cosas tengan tacto. Estamos en la era de la tecnología, en la que las pantallas van sustituyendo cada día a papel, libros, catálogos y diferente material impreso sea del gramaje que sea (todos tienen su uso como ya os contamos en este post hace un tiempo). Pero lo que realmente nos gusta es poder sentir el papel, tocarlo de verdad. Y lo que le gustan a ellos- libros y catálogos- es que los toques. ¿O acaso preferirías estar siempre en una urna, por muy de pantalla retina que sea, como les sucede a muchos de ellos?

IKEA, DIGITAL Y PAPELHace un tiempo con el tacto podías saber qué hacías. Marcar un teléfono dándole al rosco numérico (un coñazo, por cierto, cuando te tocaba marcar el 9), pasar las páginas, subir el volumen de la radio girando la rueda. Ahora todo se reduce a esgrimir la yema del dedo de un lado para otro.

Pero la batalla no está perdida para las imprentas. Todo lo contrario. Está más viva que nunca. Lo físico, lo tangible, tiene importancia en esta era digital. Está ganando cada día más adeptos. Si no, ¿como entenderías que una multinacional tan moderna y pragmática como Ikea siga publicando sus colecciones en un catálogo de papel que, dicho sea de paso, habita en casi todos los comedores del mundo? Porque nos gusta tocar.

¿Por qué cuando vas a comprarte un coche te dan un catálogo que miras y remiras, y tocas casi como si fuera el automóvil, como si fueras a conducirlo? O un desplegable que te hace imaginar cómo será tu coche. ¿Sabes por qué? Porque te gusta tocar.

¿Por qué cuando vas a un cliente, o potencial comprador, le dejas una tarjeta o catálogo (recuerda la importancia de la papelería corporativa) en la mesa y no te arriesgas a decirle: “mira lo que hacemos en nuestra web”? Porque sabemos que nos gusta tocar. Y no quieres arriesgarte.

En definitiva, el papel tiene un valor extra que te puede hacer ganar o perder un negocio. De ti depende si prefieres pasar página de lo tangible a lo virtual, o aprovechar el potencial de ambos.