5 consejos para mejorar la imagen gráfica de tu impresión

Cuántas veces ocurre que, cuando recogemos un trabajo impreso, el resultado en el papel dista mucho de aquello que nosotros veíamos en la pantalla de nuestro ordenador. La imagen gráfica de tus trabajos de impresión no depende solo de la calidad de las fotografías o de la calibración de la pantalla. También es fácilmente mejorable si atendemos a algunos parámetros más técnicos y menos artísticos que no debemos pasar por alto. Toma nota de nuestros consejos y no te lleves sorpresas de última hora.

impresión de color

tintas para impresión de imagen gráfica

5 trucos para no llevarse sorpresas en la imagen gráfica

tramados en la imprenta

documento de indesign

  1. Revisa los textos. Por estúpido que te parezca, es muy muy fácil meter la pata en una frase, aunque sea un slogan de tres palabras. Una errata tan tonta como cambiar de sitio una letra se puede cargar un cartel de gran tamaño, por ejemplo. Así que antes de enviarlo a la imprenta, dale un par de leídas o incluso pídele a alguien que no tenga nada que ver que lo lea. Cuatro ojos ven más que dos.
  2. No te olvides del sangrado. En la imprenta, casi siempre las cosas se pasan por la guillotina para recortarlas, así que si tu trabajo tiene imágenes o fondos de color que van a llegar al borde de la página, recuerda darle entre 3 y 5 mm de sangre a todo el documento. Es la regla número 1 para un corte limpio.
  3. Traza las tipografías. ¿Y ésto qué es? Pues que las tipografías de tu documento deben estar incrustadas o convertidas  en vector. Si no lo están, pueden dar problemas a la hora de imprimir. Puedes comprobarlo en el PDF antes de enviarlo. Es muy sencillo: en Acrobat, busca Archivo/Propiedades/Fuentes. Si no hay nada ahí, es que todas las tipos son ya vector o píxel. Pincha aquí para ver la diferencia.
  4. Fíjate en la orientación de las páginas. En la imprenta necesitamos saber la orientación ya que quizás, por licencias artísticas, no quieras que tu trabajo siga un orden lógico. Lo mejor es marcar con una flecha el sentido de la cara y el dorso de un documento.
  5. Habla con tu imprenta para trabajos especiales. Cuando vayas a hacer troquelados, serigrafía o stamping, lo mejor es que consultes con la imprenta la forma de entregarlos, ya que cada una tiene un método distinto de trabajo (separados, juntos en un PDF…) Ante la duda, las imprentas estamos para ayudarte. ¡Consúltanos!